lunes, 10 de abril de 2017

Un emotivo corto que nos enseña la importancia de educar con libertad a los nuestros hijos

Como padres queremos que nuestros hijos sean felices, pero muchas veces lo hacemos cortando sus alas, siendo controladores y queriendo tener todo en completo orden. Vivimos en una sociedad que nos exige y que nosotros lo asumimos sin problemas, siendo una constante de generación en generación.

 

Pero este hermoso corto nos transmite una valiosa enseñanza que aprendió Dechen, el protagonista de la historia, un niño que está formándose en el budismo tibetano y que tiene una gran pasión por la jardinería. El pequeño encuentra una flor en medio de una tormenta y, para protegerla, la lleva al monasterio pero, a pesar de sus cuidados, la planta comienza a marchitarse. Esa situación genera un gran desconsuelo en él, que no es capaz de aceptar lo que está sucediendo. Pero, lo que ocurre cuando decide soltar el control es simplemente mágico.

 

La flor podemos ser nosotros mismos, nuestra pareja o nuestros hijos a los que no les permitimos volar y les cortamos las alas con la firme convicción de protegerlo para que nada le haga daño, pero con graves consecuencias.

 

Entender la sobreprotección no es nada fácil, es darnos cuenta que dando el más grande amor, también podemos dañar a nuestros hijos, al no dejarlos seguir su camino y tomar sus propias elecciones, también los dañamos. Finalmente, la conclusión es dejarlos crecer, vivir, ser felices, sin ataduras y confiando en el curso natural del amor como familia.

 




Lee el articulo completo en: Padres e Hijos México
via http://www.padresehijos.com.mx

No hay comentarios:

Publicar un comentario