lunes, 20 de febrero de 2017

Guía para visitar a un recién nacido que TODOS deben seguir al pie de la letra

Esta guía debería ser una obligación para todos los que estamos cerca de embarazadas que están a punto de tener un bebé. Al saber que un pequeño llegó al mundo, la emoción por ir a conocerlo es enorme, pero antes de ir, sigue leyendo estos consejos importantes.

 

Avisa antes de ir

Ya sea al hospital o ya en su casa, nunca llegues de sorpresa ya que puedes llegar en un momento inoportuno. Los bebés no tienen un horario para comer, ni para dormir, ni para llorar, ni para estar tranquilos. Además, los padres pueden aprovechar cualquier momento para dormir un poco o tomar un baño.

 

Ve con el objetivo de ayudar

Si has hablado con los papás y te dicen que es buen momento para que vayas, intenta ayudarlos, puede ser que mientras intentas dormirlo, la mamá pueda tomar un baño o recostarse un rato. También es una agradable sorpresa que llegues con comida o les ayudes a lavar los trastes sucios.

 

No vayas si estás enfermo

Aunque mueras de ganas por conocerlo o pienses que los papás se sentirán molestos contigo si no conoces a su pequeño, habla con ellos y diles la razón por la que no puedes ir en ese momento. Recuerda que deben tener cuidados especiales y son muy delicados y vulnerables ya que no cuentan con un sistema de defensa desarrollado.

 

Lávate las manos antes de cargarlo

Al venir de la calle puedes portar gérmenes que a ti no te hacen nada, o incluso virus de los que no te contagias porque no te las metes en la boca o nariz, pero que para el bebé pueden ser peligrosos.

 

No los beses

Sí, son irresistibles, pero por higiene, por riesgo de contagio y por respeto al bebé y a sus padres debes abstenerte. Los gérmenes son capaces de provocar enfermedades graves en los recién nacidos. Y si no lo resistes, ¡hazlo mejor en sus piecitos!

 

No pidas ver el color de sus ojos

Los pequeños duermen la mayoría del tiempo, no obligues a los padres a despertarlo para “verlo atento” ¡Ya habrá otra ocasión!

 

No seas la “tía” sabelotodo

Todos los bebés son diferentes, así que si no piden tus consejos, evita darlos. Puede ser que a ti te funcionó algo, pero no pasa con todos.

 

Si llega más gente, ¡es momento de despedirte!

Si llegas y no hay nadie, ¡aprovecha! Pero si ves que comienza a desfilar más personas, es mejor salir para que no se convierta en una fiesta. Recuerda que los recién estrenados papás pueden estar muy cansados y necesiten un poco de privacidad.

 






Lee el articulo completo en: Padres e Hijos México
via http://www.padresehijos.com.mx

No hay comentarios:

Publicar un comentario